Se trata de un pabellón de 200 m2 que es la transición entre el acceso y el salón principal de un jardín de eventos. Lo que buscamos era hacer una estructura que perteneciera a el sitio y permitiera que los visitantes tuvieran sombra donde poder recibirlos.

Ha funcionado también como el lugar donde llevan a cabo ceremonias religiosas y civiles, previo a disfrutar de un banquete dentro del Jardín Huayacán.